• Estudio Foto Escuela F

¿Qué cámara me compro?



Nadie duda de que el destornillador no hace al mecánico pero la mayoría de la gente piensa que basta tener una buena cámara, cara y complicada para conseguir buenas fotos. Nada más lejos de la realidad. El escaparate fotográfico evoluciona a una velocidad que cuesta alcanzar. La proliferación de teléfonos móviles inteligentes y la aparición y auge de las cámaras sin espejo han cambiado por completo el mercado. No obstante, a pesar de este progreso, los criterios a tener en cuenta para elegir una cámara no han variado tanto desde la era analógica hasta el momento actual. Basta responder a una sencilla pregunta: ¿para qué quiero la cámara? No compraremos el mismo coche si sólo lo queremos para ir hasta la estación de metro que si nos gusta cargar un equipo completo de camping. Al elegir cámara debemos plantearnos el uso al que la destinaremos. A muy grandes rasgos se podría decir que casi todas las cámaras actuales son buenas; es decir, todas cumplen con los mínimos de calidad exigibles. Sin embargo, el escaparate está plagado de modelos porque cada uno se ha pensado para un tipo de usuario. Para empezar, conviene desterrar mitos como el «burro grande, ande o no ande»; en fotografía no siempre se cumple el dicho: mientras algunos no podrían trabajar con una compacta, a otros les sobra tamaño, peso y funciones de una réflex. Por seguir con el ejemplo automovilístico, nadie en su sano juicio compraría un Ferrari para llevar a los niños al colegio. Entonces... ¿Qué opciones tengo? Echa un vistazo a la clasificación que viene a continuación aunque, dado el ritmo de avance del sector, esta relación podría quedar obsoleta en pocos meses.


Teléfono móvil

La cámara incorporada en casi todos los modelos de teléfono ha revolucionado el mercado fotográfico hasta el punto de que prácticamente han desaparecido las compactas de gama baja. Esta pequeña cámara, que empezó como un accesorio casi anecdótico y que con frecuencia se menosprecia, ha crecido hasta el punto de superar equipos que hace poco se consideraban avanzados. Y las previsiones son de crecimiento. Los nuevos teléfonos abren las puertas para los desarrolladores de aplicaciones que permitirán sacar el máximo partido. Puede que un aficionado a la fotografía no piense nunca en ésta como su única cámara pero no deberá despreciarla como complementaria y deberá aprender a extraer todas sus posibilidades.


Cámaras compactas Se entiende por cámara compacta aquella que incorpora el objetivo en el cuerpo y posee un visor independiente de la lente o carece de él. Se caracteriza por su reducido tamaño, ligereza y facilidad de uso pues se ha pensado para llevar siempre encima y estar siempre preparada. Si en origen iban destinadas a los no aficionados a la fotografía e incluían un gran número de automatismos, la irrupción de los teléfonos móviles ha provocado que este segmento se desarrolle hacia cámaras de gama alta.

Esto se debe a que aficionados y profesionales, reconocen las ventajas de llevar siempre encima una cámara pero no quieren renunciar a las prestaciones. Algunos modelos avanzados presentan características que superan a cámaras mucho mayores o de objetivos intercambiables. Obviamente el precio acompaña...


Cámaras de acción y drones Aunque más orientadas al vídeo, también permiten tomar fotografías. En los últimos años están proliferando para captar, principalmente, actividades deportivas. Se trata de un tipo de cámara compacta que se caracteriza por su extrema ligereza, un objetivo ultra gran angular y máxima resistencia a la intemperie, a los golpes e incluso sumergibles. Además se pueden encontrar cámaras fotográficas compactas con aspecto similar a las convencionales pero estancas y a prueba de golpes pensadas para submarinismo o snorkeling.


Bridge Se trata de una cámara compacta pero de aspecto réflex. Recibe este nombre (del inglés «puente») porque encuentra su público entre quienes buscan las prestaciones de una cámara grande pero quieren librarse de cambiar objetivos. Juega su mejor baza en la versatilidad de sus ópticas integradas y por eso a veces recibe el nombre de “compacta de gran zoom”. Se encuentran modelos que alcanzan los sesenta aumentos (lo que significa llevar un objetivo equivalente a 1200 mm.). También es frecuente que incluyan estabilizador de imágen. Suelen incorporar suficientes controles manuales y grabación de archivos en formato RAW. Aunque también, pensando en llegar a todo tipo de usuarios, incluyen automatismos para resolver la toma sin tener que pensar demasiado.


Cámaras Réflex Se llaman así aquellas en que la imagen que muestra el visor procede de la misma lente que tomará la fotografía gracias a un sistema de espejo y pentaprisma. También se denominan DSLR (del inglés «Digital Single Lens Reflex») Tradicionalmente han sido consideradas las mejores porque su visor óptico ofrecía la máxima fidelidad y velocidad . No obstante, la tecnología actual ha desbancado al sistema de espejo y no falta quien lo considera en vías de extinción. Poseen un completo sistema de objetivos intercambiables y flashes específicos para ser utilizados con ellas. Esto también implica que deben adquirirse de manera independiente el cuerpo de la cámara y los objetivos deseados. Precisamente, esta posibilidad de ser usadas con cualquier óptica las convierte en uno de los tipos de cámara más apreciados por los profesionales y aficionados avanzados. Se han pensado para un uso especializado e incorporan controles manuales que permiten al fotógrafo manipular la imagen a su antojo. Sin embargo, dado que cada vez más aficionados sin conocimientos de fotografía adquieren una de estas cámaras pensando que sus fotos mejorarán por el hecho de poseer una réflex, también se pueden encontrar muchos modelos de gama baja que incluyen modos automáticos. Debido a esta popularidad existe una amplia gama de cámaras réflex que pretende satisfacer todas las necesidades y por eso se pueden encontrar desde precios muy asequibles. Al tiempo, se mantienen modelos avanzados para uso profesional.


Sin espejo En las tiendas también se pueden encontrar bajo el nombre de «EVIL» –Electronic Viewfinder Interchangeable Lenses–, «Mirrorless» –Sin espejo– o CSC Compact Sistem Cameras–. Cuando aparecieron levantaron suspicacias y dudas. No obstante, basta observar la evolución que experimentan para saber que nos encontramos ante el futuro de la fotografía. De hecho, en los mercados asiáticos y sajones ya superan con creces a las réflex en número de ventas. El tamaño y el peso son sus principales ventajas, aunque no las únicas. Al carecer de espejo y pentaprisma se consiguen ahorrar muchos gramos que el hombro y la espalda del sufrido fotógrafo agradecerán en el día a día. Un sistema electrónico garantiza la visión directa a través de la lente. Al igual que las réflex, disponen de un completo catálogo de objetivos intercambiables. Las principales marcas orientadas a este nicho ya cuentan con modelos profesionales que nada tienen que envidiar a las DSLR. Pero la oferta crece no sólo por arriba sino también hacia la gama media para que cualquier fotógrafo, sea cual sea su nivel de exigencia, encuentre el modelo que más se adapta a sus necesidades. Aunque resulta difícil prever como evolucionará el mercado fotográfico, todo apunta a que dentro de poco dejaremos de ver pesados equipos réflex colgados a favor de las ligeras y capaces CSC.

#cámara #elegircámara #quécámaracompro #comprarcámara #cámarafotográfica #cámarassinespejo #cámarasréflex