• Estudio Foto Escuela F

Profundidad de campo




Seguro que con frecuencia has escuchado hablar de la profundidad de campo sin llegar a comprender qué significaba o cómo controlarla. Se entiende por «profundidad de campo» la distancia que hay entre el primer sujeto que aparece nítido o enfocado en la imagen hasta el último, tanto por delante como por detrás de lo que queremos fotografiar.

La profundidad de campo puede hacer cambiar por completo el aspecto de una imagen. En ocasiones nos interesará que toda la imagen aparezca enfocada –un paisaje, por ejemplo– y en otras justo lo contrario: que sólo se muestre nítida la parte de la imagen que nos interesa resaltar. De hecho, esta técnica resulta especialmente útil para llamar la atención sobre un punto concreto de nuestro encuadre –en la mayoría de los retratos–. Cuando miramos a través del visor de una cámara réflex no puede apreciarse la profundidad de campo debido a que los objetivos incorporan un dispositivo mediante el cual el diafragma permanece siempre en su máxima apertura para facilitar el enfoque y el encuadre; sólo en el momento de accionar el disparador se sitúa en la apertura deseada. Algunas cámaras disponen de un botón que anula este sistema y así poder previsualizar la profundidad de campo. Obviamente, la luminosidad que llega al visor se reducirá en función del valor de diafragma que tengamos seleccionado.


¿Cómo se controla?

Mientras estamos tomando una fotografía con nuestro equipo habitual, podemos variar alguno de los tres factores que influyen en este parámetro:

  • Diafragma: A mayor apertura de diafragma –número f más pequeño–, menor profundidad de campo, es decir, menos superficie nítida.

  • Distancia focal: A mayor distancia focal –objetivo más largo–, menor profundidad de campo.

  • Distancia al sujeto: A mayor distancia desde la cámara al sujeto, mayor profundidad de campo, es decir, más superficie nítida.

Por lo tanto, cuando deseemos realizar una fotografía en la que queramos que aparezca nítida la mayor superficie posible, combinaremos todos los elementos mencionados: objetivo corto, diafragma cerrado y lejanía del sujeto.

Al contrario, si queremos que sólo aparezca nítido un punto concreto, utilizaremos un objetivo largo con el diafragma muy abierto y nos situaremos próximos al sujeto deseado.

Entre medias, cualquiera de las combinaciones posibles según el gusto o las necesidades de la escena.

Existe un cuarto factor que influye en la profundidad de campo pero para utilizarlo deberíamos cambiar de cámara pues hablamos del tamaño del sensor: a mayor tamaño de sensor, menor profundidad de campo.


#profundidaddecampo #cursodefotografía #cursodefotografíaonline #diafragma #Distanciafocal