• Estudio Foto Escuela F

Distancia hiperfocal



En esta nueva entrada de nuestro curso de fotografía on-line vamos a tratar de aclarar de una vez por todas uno de los conceptos más confusos relacionados con el enfoque y la profundidad de campo: el punto hiperfocal. Según lo visto en el capítulo anterior, lo lógico sería que cuando fotografiamos un paisaje diurno, todo nos apareciera enfocado: la escena se encuentra lejos, se suele usar un objetivo relativamente corto y al haber luz, cerramos el diafragma. Efectivamente, las probabilidades de que todo se vea nítido son muy elevadas. El problema surge cuando, además del panorama queremos incluir un sujeto en un plano cercano, por ejemplo una persona. En este momento entra en juego el «punto hiperfocal». Este punto se encuentra en la distancia más cercana a la cámara que aparece nítida cuando también el infinito se ve enfocado. Según vimos al hablar de profundidad de campo, cuanto más lejos está el sujeto, más distancia aparece dentro del foco pero, aun así, sigue existiendo una parte por delante y por detrás de donde enfoquemos que aparece desenfocada. Por ejemplo, si utilizo un objetivo 35 mm para fotografiar un sujeto que se encuentra a 5 metros y utilizo un diafragma f/8, aparecerá nítido desde, aproximadamente dos metros y medio desde la cámara hasta algo más de 180 metros pero, por delante y por detrás, todo estará desenfocado. Es decir, aproximadamente, desde unos dos metros y medio por delante del sujeto hasta los mencionados 180.


Pues bien, sabiendo que va a salir enfocado desde dos metros y medio (siguiendo el ejemplo anterior) moveremos el foco para que el infinito aparezca en el último punto enfocado y el sujeto a cinco metros en el primer punto enfocado. Es decir, en vez de enfocar a la persona, enfocaremos «algo» más atrás. Ese «algo» dependerá de los factores mencionados en el apartado de la profundidad de campo pero también del tamaño del sensor de nuestra cámara. Algunos objetivos incluyen en sus grafías escalas que ayudan a realizar este cálculo pero, por desgracia, la mayoría de los actuales carecen de esta información. Por ello para conocer el dato exacto no queda más remedio que recurrir a la siguiente fórmula: H = (F * F) / (f * d), donde F es la distancia focal del objetivo, f es la apertura del diafragma y d es el diámetro del círculo de confusión.


Mucho más fácil resulta utilizar alguna de las calculadoras de profundidad de campo y punto hiperfocal que se pueden encontrar en la red o en las aplicaciones para teléfonos inteligentes (DOF Master, PhotoTools, o, en general, cualquiera que lleve las siglas

DOF –Deep Of Field–).

Sin embargo, ante un paisaje, nos apetece hacer fotos y no realizar cálculos. Si nuestra cámara u objetivo no nos facilita esta información, las opciones se reducen a utilizar el botón de «previsualización de profundidad de campo» –si nuestra cámara dispone de él– o, como decíamos unas líneas más arriba, enfocar «un poco» por detrás del sujeto en primer plano. Eso sí, intentando, además, garantizar la máxima profundidad de campo, es decir:

  • Distancias focales más o menos cortas: 50 mm (equivalente), como mucho –no olvides que estamos fotografiando un paisaje–

  • Diafragmas intermedios; con diafragmas muy cerrados la curvatura de la lente puede provocar falta de nitidez. f/8, f/11 funcionan muy bien en la mayoría de situaciones.

  • Colocar al sujeto en primer plano a una distancia intermedia, o sea, unos dos o tres metros.

  • Y por último, según lo dicho anteriormente, enfocar un poco por detrás del sujeto en primer plano.

Si con estas explicaciones aún no te has enterado de qué es y cómo se utiliza el punto hiperfocal, no dudes en preguntar tus dudas; trataremos de solucionarlas.

#Puntohiperfocal #distanciahiperfocal #cursodefotografíaonline #cursodefotografía #profundidaddecampo

Estudio Foto Escuela F
  • facebook-F
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram_icon